“La cata de café es la que habla”: Ezequiel Sánchez

“La cata de café es la que habla”: Ezequiel Sánchez

“El café me fascina, es antioxidante, adrenalina y alimento. Es la segunda bebida más consumida del mundo” comenta Don Ezequiel Sánchez, catador, barista  y cafetero de Betania, Antioquia. Allí vivió con sus padres y ocho hermanos, por más de medio siglo en la hacienda La Jordania,- ubicada en la vereda La Primavera, a 4,4 kilómetros del casco urbano.

Hace un par de años Don Ezequiel decidió apartarse de sus cafetales para vivir en Medellín y crear su marca Las Marías Coffee– inspirado en su madre María Inés Ofelia Quintero-,  la cual mejora constantemente para que se reconozca como un producto de buen cuerpo, aroma y sabor.

Sin embargo, el crear su marca Las Marías Coffee, no fue fácil, a pesar de tener los genes cafeteros, sentía que podía hacer más con lo que crecía en sus tierras. Así empezó a conocer el mundo del que parecen estar lejos sus verdaderos caficultores.

Años de experiencia lo llevaron a conocer las variedades por las que quería ser reconocido Caturra y 2000, asimismo que su producto ofreciera una experiencia diferente: producir café orgánico. Al trazarse esta meta tuvo que pasar por años de preparación para ganar sellos como el UTZRainforest Alliance Certified, Coffee and Farmer Equity y 4C , otorgados por cumplir con las normas de calidad Starbuckscuidado del medio ambiente, responsabilidad económica y social.

Los cafetales de la Jordania se destacan por no tener químicos, ni pesticidas; realizar su proceso en un beneficio ecológico (lugar en el que se lava y despulpa el café) y poseer poso de vertimiento.  A medida que se han adoptado buenas prácticas en el cultivo de Ezequiel, han logrado obtener  86 puntos, de perfil de taza, y participar en La Mejor Taza de Café de Antioquia, concurso en el que quedó en los primeros lugares entre 60 participantes. También,  llegó a estar en El Mejor Café del Mundo, lugar que le enseñó del mundo de la catación, barismo y varias preparaciones de café.

“Hace 2 años recuerdo que estuve 15 días en una granja, en la que llegamos por la SCAA (Asociación Americana de Cafés Especiales). Allí catamos café proveniente de diferentes partes del mundo como: Catar, África, Yemen, Indonesia, Panamá, Brasil, entre otros” comenta Don Ezequiel, quien desarrolló con el tiempo ese talento de entender cuál taza es cítrica o amarga, al igual que las fragancias de su producto: frutos rojos y achocolatado, que lo perfila como mantequilla acaramelada con medio cítrico floral y de acidez brillante balanceada.

A pesar de todos los reconocimientos que muestran su café como el mejor de Betania, el dueño de Las Marías Coffee, dice preferir realizar catas para que lo comprueben los amantes del grano por sí mismos. “El que venga yo le enseñó hacer la fragancia, el chocolate, la acidez, porque para mí esto es una adicción y la cata es la que habla” comenta con orgullo de su marca, la que no quiso dejar solo en las tierras de la Jordania sino traspasar fronteras.

Comparte con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *